Estudios Budistas

Fundamentos

Buscar la felicidad fuera de nosotros es como esperar el sol

en una gruta orientada al norte.

Adagio tibetano

 

Tres son los pilares en los que se asienta la totalidad del budismo y ellos son las enseñanzas, esto implica su estudio profundo y razonado, además el desarrollo de la virtud como eje del bienestar, individual y colectivo, y, por último, la práctica de la meditación en sus distintas propuestas de métodos según el contexto.

En “Estudios budistas” se presentan las enseñanzas y prácticas meditativas del Mahayana y del Vajrayana, que ayudan a comprender y desarrollar el sentido esencial del mensaje de Buda, la posibilidad cierta de desarrollar una compasión sin límites y una sabiduría sin las polaridades de la dualidad. Realmente vivir estas enseñanzas es lo que permite llevar a cabo una transformación auténtica en nuestra percepción de nosotros mismos y de nuestra vida.

Para ello es imprescindible comprender los niveles más profundos de la mente y de cómo conformamos la realidad a través de lo percibido, pensado y sentido. Entenderlo aporta mayor grado de conciencia, más control sobre uno mismo y la expresión cada vez más fresca y espontánea de la compasión.

En el budismo se afirma que somos responsables de la calidad de nuestra vida, de nuestra felicidad y de nuestros recursos para generarla. Para llegar a tener una vida con sentido debemos transformar nuestra emocionalidad de tal manera que podamos generar felicidad para nosotros mismos y para todos los demás.

Propósitos específicos

 Los que esperan la felicidad y sólo ansían placeres, riquezas, gloria, poder y heroísmo son tan ingenuos como el niño que intenta atrapar un arco iris para hacerse una capa.

Dilgo Khyentse Rinpoché

 

Desde la perspectiva de las enseñanzas de Buda sentarse a meditar tiene que ver con domar la propia mente, profundizar nuestra propia introspección y la comprensión de la propia mente para acabar conociendo su enorme potencial para despertarlo y estabilizarlo. Muchos de los grandes maestros y especialmente los del Mahamudra dicen que mientras esté presente esa aspiración en nosotros y no se quede en palabras vacías, podremos tener un fruto, un resultado de esa aspiración.

Sobre Los Cuatro Dharmas de Gampopa

Si hay un medio de liberarse del sufrimiento

conviene invertir cada instante en obtenerlo.

Tan sólo los idiotas desean sufrir más. ¿No es triste ingerir veneno a sabiendas?

 VII Dalai Lama

Describen la Vía completa hacia el Despertar en cuatro grandes etapas, las cuales pueden relacionarse con los Preliminares o Ngöndro, como así también dan un marco y aspiración para la práctica meditativa.

Los Cuatro Dharmas de Gampopa, son:

  1. Dirigir nuestra mente hacia el Dharma.
  2. Asegurarnos que esa mente se ha dirigido al Dharma
  3. Que el Dharma sea recorrer el camino
  4. Que las apariencias erróneas se muestren como sabiduría

Capacitación

En primer lugar, concebimos el «yo» y nos apegamos a él.

Después concebimos el «mío» y nos apegamos al mundo material.

Como el agua cautiva de la rueda del molino, giramos en redondo, impotentes.

Rindo homenaje a la compasión que abraza a todos los seres.

Chandrakirti

 

A partir de las enseñanzas recibidas, más la propia reflexión y la práctica constante, surge una atención lúcida capaz de observar a los procesos mentales, a la formación de la identidad, o yo, como a los condicionamientos emocionales que de ello surgen.  A partir de este reconocimiento la claridad y la compasión unifican la dispersión y fructifica un doble beneficio, el propio y el de los demás.

Metodología

Qué alivio para el porteador que ha caminado mucho tiempo

por el mundo del sufrimiento dejar en el suelo su pesado e inútil fardo.

 Longchen Rabjam

 

Encuentros presenciales y online a través de la aplicación Zoom

Todas las sesiones se graban y se envían a todos los alumnos, presenciales y virtuales, junto con el archivo del audio por separado.

Todas las sesiones estarán disponibles para su visualizado tantas veces como se desee y hasta tres meses acabado el ciclo bimestral.

Día, horarios, duración de curso y fechas

Día: jueves

Horario: de 19 a 21 hs.

Ocho encuentros semanales de dos horas cada uno. En cada encuentro se medita y se imparte la enseñanza.

Fechas:

7, 14, 21 y 28 de octubre

4, 11, 18 y 25 de noviembre

El curso constará de 8 UNIDADES

Cada unidad consta de:

  1. Un encuentro presencial y virtual vía Zoom de 2 horas, donde se alternan la enseñanza con la práctica de meditación tanto en atención plena como en compasión.
  2. Texto principal
  3. A lo largo del ciclo se aportan textos de apoyo, sumarios de los puntos vistos y esquemas o mapas mentales que ayudan a recordar y fijar la enseñanza.
  4. Bibliografía
  5. Videos
  6. Audios con instrucciones y guía para meditar
  7. Acceso a los videos de las sesiones durante 3 meses

Programa del curso

 Unidades 1,2 Dirigir nuestra mente hacia el Dharma

Para que la mente se convierta en la base del Dharma, primero tiene que dirigirse o abrirse al Dharma y tiene que estar libre de dos ataduras:

  1. A) la decepción o los engaños;
  2. B) la pereza.

Unidades 3,4 Asegurarnos que esa mente se ha dirigido al Dharma

Tener una relación honesta con el camino de la práctica y no subestimar los fuertes lazos que tenemos con nuestros hábitos

 Unidades 5,6 Que el Dharma sea recorrer el camino.

 Que se avance paso a paso en ese camino, y no sólo que lo recorra, sino que tenga el poder de clarificar o aclarar la confusión.

Unidades 7,8 Que las apariencias erróneas se muestren como sabiduría.

Lo más importante es que la mente no se enrede o desborde con la confusión, sino más bien, que tenga la sabiduría de conocer la naturaleza de la confusión. Y de este modo permitir que cada confusión se convierta en otra oportunidad de abrazar la verdadera naturaleza.

Más información e inscripción